Comunicación no verbal: el 80% de lo que decimos


Comunicación no verbal: el 80% de lo que decimos

¿Sabías que un 80% de la información que recibe tu hijo/a es a través de
la comunicación no verbal?

No es de extrañar que cuando hablamos de comunicación se dispare en nuestra mente la idea exclusiva de lenguaje. Aunque éste es un instrumento esencial en la relación con tu hijo, no debes minusvalorar el poder de los gestos, de las miradas, de tu tono de voz , de un abrazo o de un beso.
Todos ellos son ejemplos de comunicación no verbal, una comunicación clave que suele pasar desapercibida pero que sin duda posee un enorme poder.

Recuerda que la primera vez que te comunicaste con tu pequeño fue mucho antes de que adquiriese
el lenguaje verbal, fue aquella vez que lo sentiste dentro de ti y una vez que emergió al mundo, ese
momento en que vuestras pieles entraron en contacto.

En sus primeros meses de vida el contacto físico y las expresiones gestuales y emocionales fueron la base de vuestra comunicación.

Aunque vuestra relación ha ido evolucionando y la comunicación verbal ha ido ganando peso, no podemos olvidar que la información no verbal constituye un 80% de la recogida de tu pequeño por lo que resulta de interés profundizar en el poder de la comunicación no verbal para mejorar y optimizar la relación con tu hijo.

Por ello, en este artículo te explicaremos qué es el lenguaje verbal, abordaremos sus beneficios en la educación de tu pequeño y te transmitiremos algunas estrategias para desarrollar una comunicación emocional positiva con tu hijo.

¿En qué consiste el lenguaje no verbal?

El lenguaje verbal se constituye de las manifestaciones gestuales y corporales que acompañan de costumbre nuestros mensajes verbales y que aportan a su vez gran información acerca de las emociones y sentimientos de las personas que comunican. Gracias a este lenguaje somos capaces de comprender de mejor manera la información que recibimos y la dotamos de un sentido más acertado adecuando así nuestras respuestas. Es muy importante que eduques a tu pequeño en la comprensión de los mensajes no verbales pues le permitirá encontrar el sentido pleno de la comunicación.

Habitualmente no somos conscientes de su expresión, sino que surgen de manera natural y espontánea. Éstos son percibidos por las personas a las que nos dirigimos, de manera que además de recibir la información dicha, reciben a su vez la información sentida. Así por ejemplo, si le dices a tu hijo mientras te enseña su dibujo “ es muy bonito” pero no levantas la cabeza para observarlo continuando con la actividad en la que te encuentras implicado, tu hijo estará percibiendo, a pesar del enunciado verbal, que no sientes demasiado interés por su obra.

¿ Cuáles son los beneficios de una buena comunicación emocional?

En tu dura tarea de educar, la comunicación emocional resulta un instrumento imprescindible. Como venimos contándote, todas tus emociones,ya sean positivas o negativas, aunque no las expreses de manera verbal, son percibidas por tu hijo mediante tu lenguaje corporal y gestual, provocando en él una serie de reacciones. Por ejemplo: si le transmites un mensaje con miedo o poco segura de lo que estás diciendo(tono de voz tembloroso, de intensidad muy baja, sin mirarle
directamente…) tu hijo desconfiará de lo que has dicho y será probable que desobedezca. Si descargas ira de forma descontrolada (con gritos o agresiones) tu hijo percibirá esa ira y podrá sentirla contra ti y reproducirla con su exterior. Además de rabia o inseguridad, puedes transmitirle a tu hijo nerviosismo, calma, alegría, miedo…por ello, has de ser consciente que tus actos y actitudes transmiten toda esa información que en muchas ocasiones puede beneficiarle pero también perjudicarle.

En cualquier caso, educar a tu hijo en emociones positivas, es decir, transmitiéndole felicidad y mucho amor, constituye la manera más efectiva de llevar a cabo esta labor. Así, si tu pequeño se siente aceptado y querido por ti, por lo general se sentirá más preparado para compartir pensamientos y sentimientos contigo, sintiéndose más feliz consigo mismo. Estas emociones de alegría y afecto pueden ser percibidas por tu niño a través de una caricia, de un golpecillo en la
espalda, de una gran sonrisa, de un guiño….existen innumerables gestos y actos que expresan estas emociones positivas de cariño y complicidad, sin ser ninguno más válido que otro. Por supuesto, cada padre y cada madre tiene su forma de relacionarse con su hijo y respetando esa forma única y especial que tienes con él, lo importante es que éste perciba esos sentimientos positivos de los que estamos hablando.

Estrategias para mejorar la comunicación no verbal con tu hijo/a:

1) Mírale a los ojos cuando hables con él/ella

El contacto visual se hace fundamental para que perciba tu interés y tu atención.

2) Trata de coordinar tus expresiones verbales y las gestuales

Es decir, si estás enfadada acompáñalo de un gesto serio, si estas escuchándole, mírale a los ojos y demuéstrale que estás ahí, de no complementarse las informaciones no estarías transmitiendo coherencia, sino que darías lugar a confusiones y mal entendidos.

3) Acércate a tu hijo para hablar con él

De esa manera, le permitirás observar tus expresiones no verbales: tu actitud, tus gestos, tu postura… entendiendo mucho mejor el mensaje que le quieras transmitir.

4) Define siempre tu tono de voz

Tu hijo ha de tener claro tu tono de enfado, tu tono de broma, tu tono de comprensión, tu tono de sorpresa…

5) Asiente con la cabeza y acércate físicamente cuando te hable

De esa manera, sentirá, que le escuchas y le importas.

6) Evita las distracciones cuando sienta el deseo de hablarte

Puede resultar muy frustrante para él sentirse ignorado.

7) Si tu hijo es pequeño, ponte a su altura para escucharle o hablar con él

De rodillas, en cuclillas o sentados. De esa manera no se sentirá intimidado y estimularas la comunicación entre vosotros.

8) Muéstrale tu cariño y orgullo a través de gestos

Como sonrisas, abrazos, besos… como ya hemos visto en el apartado anterior, es importante que se sienta querido.

¿Necesitas ayuda? Si tienes problemas de comunicación con tu pequeño o crees que necesitas pautas más profundas
para mejorar tu relación, no dudes en ponerte en contacto con nosotras. En Eduk-SigloXXI estamos
para ayudarte >> CONTACTAR
Si te ha gustado, compártelo con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on Twitter

Eduk Siglo XXI

Acerca de Eduk Siglo XXI

Centro Psicopedagógico. Único especialista en diagnóstico infantil en el Aljarafe. Somos especialistas en hacer que tus hij@s superen cualquier dificultad y sean más felices.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *