Claves para favorecer las Habilidades Sociales de tu hijo/a : Las conductas básicas


Claves para favorecer las Habilidades Sociales de tu hijo/a : Las conductas básicas

imagen obtenida de gyropsychology.com

La semana pasada os hablábamos sobre qué eran las Habilidades Sociales (HHSS) y os comentábamos algunos aspectos importantes a tener en cuenta en las relaciones sociales.

Antes de adentrarnos en algunas de las claves útiles para fomentar las HHSS de nuestros hijos/as vamos a recordar algunas cosillas que vimos en el artículo anterior:

  • Las Habilidades Sociales son: “aquellas conductas que debemos tener cuando nos relacionamos con los demás”. Es decir, es el conjunto de comportamientos eficaces en las relaciones personales.
  • Nadie nace con buenas o malas habilidades sociales, éstas se aprenden.
  • No son un rasgo de nuestra personalidad.
  • Tienen en cuenta las características del medio.
  • Se aprenden por la observación, la enseñanza directa y  por la práctica.
  • Se pueden perder.

Debemos saber también que las HHSS abarcan un amplio abanico de comportamientos que tu hijo/a deberá mostrar al producirse un intercambio social.  Existen múltiples habilidades sociales, diferenciadas en habilidades sociales básicas y habilidades sociales complejas.

HABILIDADES BÁSICAS
  • Escuchar.
  • Iniciar una conversación o mantenerla
  • Formular una pregunta.
  • Dar las gracias.
  • Presentarse o presentar a otras personas.
  • Hacer un cumplido.
HABILIDADES COMPLEJAS
  • Pedir ayuda.
  • Participar.
  • Dar instrucciones.
  • Seguir instrucciones.
  • Disculparse.
  • Convencer a los demás.

Existen también habilidades relacionadas con los sentimientos, con la norma, con la planificación, afrontamiento del estrés, sentimientos,…entre otras. Es importante que como mamá o papá, sepas que tu hijo/a además de contar con habilidades básicas o complejas, debe de contar con una serie de conductas básicas (prerrequisitos) necesarias para el desarrollo de unas buenas habilidades sociales, tales como: la mirada, la distancia y la postura. Si tu hijo/a no dispone de estas conductas básicas, difícilmente gozará de Habilidades Sociales. Como sabemos nuestra conducta o actitud ante una situación puede ser percibida por los demás de diferente manera, es decir, podemos mostrar si disponemos de unas buenas conductas básicas y por lo tanto unas buenas HHSS, lo mismo pasa con los niños/as. Lo vamos a ver a través de varios ejemplos:

  • Tu hijo/a va a pedir un vaso de agua en un bar. Entra, se  acerca a la barra, busca el contacto con el camarero primero con la mirada y luego con la voz, cuando el camarero se acerca a él, tu hijo/a expresa su petición en un tono de voz normal y lo pide por favor –> Buenos prerrequisitos, tiene conductas básicas.
  • Tu hijo/a va a pedir un vaso de agua en un bar. Se queda en la entrada, no pasa de la puerta, se queda un rato esperando a que alguien le mire y le diga algo, no busca la mirada de nadie y tiene la cabeza baja. Cuando alguien por fin lo ve y le pregunta si quiere algo, tu hijo/a hace su petición sin mirar a la cara al camarero y en voz muy baja casi sin entenderse –> NO tiene buenos prerrequisitos, no  dispone de las correctas conductas básicas.

Resumiendo: Si tu hijo dispone de unos prerrequisitos básicos en cuanto a conducta se refiere, gozará de unas buenas HHSS. Si un niño/a NO dispone de ellas, puede tener una autoestima baja, sentido de incapacidad o conductas depresivas. Los prerrequisitos de los que hablamos son sinónimo de lenguaje no verbal y los podemos observar en los dos ejemplos que os hemos propuesto. La conducta no verbal precede a cualquier interacción y acompaña a muchos de los contactos que tenemos con los demás.

La clave de las Habilidades Sociales: El lenguaje no verbal

Lo que antecede y acompaña a cada HHSS sea básica o compleja, emocional o de norma,… son las conductas básicas,es decir el lenguaje no verbal. Vamos a ver algunas de las conductas que os comentamos:

  1. La mirada: Cuando mantenemos el contacto con nuestro interlocutor, estamos manteniendo  feedback, retroalimentación, indicándole que estamos mostrando interés por lo que nos está transmitiendo. Cuando la persona con la que estamos hablando no nos mira, nos transmite desinterés o muestra superioridad a nosotros. Por eso el signo de la mirada es fundamental para el aprendizaje de HHSS. Tu hijo/a debe saber mantener la mirada cuando alguien le habla, sea niño o adulto. Sabemos que los niños y niñas tienen un modo particular de comportarse y en algunas edades concretas aun más particular. Pero debes de saber que si tu hijo/a no mira a la cara cuando le hablan, se esconde detrás de ti si va a conocer a alguien nuevo o se pone más nervioso de lo normal ante personas o situaciones nuevas, debes de observarlo. Como os venimos diciendo, si le afecta en su vida diaria le limita en sus relaciones y eso quiere decir que necesita ayuda porque no sabe o no puede desarrollar esta conducta básica y por lo tanto no podrá llegar al desarrollo pleno y correcto de las HHSS.
  2. La distancia interpersonal: Saber respetar las distancias interpersonales en cada momento, ayudará a tu hijo/a en el aprendizaje de HHSS. Debe saber que si nos acercamos o alejamos demasiado al comunicarnos con los demás es probable que se sientan invadidos o ignorados y que nos rechacen. Si tu hijo/a se acerca mucho a la persona con la que habla o por el contrario se pone a cinco metros (y si pudiese se iba más lejos), estamos hablando de dificultades en esta conducta, no ha podido o no ha sabido desarrollar este prerrequisito de manera correcta.
  3. La postura: Las posiciones que adquiere el cuerpo humano en distintas situaciones comunican actitudes y sentimientos. Facilita la interpretación acerca de la pasividad o actividad de una persona así como su predisposición a integrarse e intervenir o no en una situación. Por lo que la posición del cuerpo y de los miembros, la forma en que se sienta tu hijo/a, cómo está de pie y cómo pasea, reflejan sus actitudes y sentimientos sobre sí mismo y su relación con los otros, tu hijo/a debe ser consciente de todo ello para controlar esta conducta básica en las distintas situaciones sociales que va a vivir.

Ya sabes algunas de las claves para favorecer las HHSS de tu hijo/a. Ahora desde casa como mamá o papá debes enseñárselo.

Tu hijo/a debe de adquirir de manera correcta estos prerrequisitos, debe desarrollar el lenguaje no verbal necesario para acompañar su conducta y en consecuencia tener unas buenas Habilidades Sociales. Recuerda que si tu hijo/a por algún motivo no aprende o no desarrolla de manera correcta estas claves, deberías plantearte acudir a un especialista puesto que puede tener alguna dificultad y ello puede afectar a su vida diaria, a su desarrollo en la adolescencia y a su transición a la vida adulta ya que no dispondrá de los recursos necesarios para atender a las exigencias y retos comunicativos.

¿Necesitas ayuda? Llevamos más de 10 años intentando mejorar la vida de tu hijo/a >> Contacta con nosotros aquí
Si te ha gustado, compártelo con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on Twitter

María Pérez

Acerca de María Pérez

Lcda. en Psicopedagogía. Especialista en Terapia Familiar y Modificación de conducta. Colaboradora del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Sevilla. Me encanta ver documentales de Historia, la fotografía y viajar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *